Amarok

BIENVENIDOS A GRECIA,
al cambio y a la felicidad

3 mayo, 2017

bienvenidos a grecia

Descubrir el amor y la amistad, además de encontrar el valor que tenemos dentro, incluso cuando estamos más solos, eso es BIENVENIDOS A GRECIA.

 

Durante la crisis financiera en Grecia, la comunidad de la isla Paladiki pidió un préstamo a un banco alemán para construir un hospital y una planta energética. Lamentablemente, los alemanes no se fían de los griegos e intuitivamente deciden enviar a un agente, Jörg Geissner (Christoph Maria Herbst de Vicky el Vikingo), a comprobar que no sea una farsa.

BIENVENIDOS A GRECIA es una comedia germana sobre un tema europeo de actualidad y se maneja bajo la idea de que ambos pueblos, griego y teutón, no se llevan bien. Pero, reír es mucho más llevadero que llorar; las diferencias pueden unificar y hacer todo mejor o más simple.

Cuando Jörg llega a la isla se da cuenta de que era innecesario viajar. En primera instancia, conoce a Panos (Adam Bousdoukos, El padre) un alemán que rechaza sus raíces al vivir en Grecia, y a Pyros (Akillas Karazisis, Respira), el mayor de la isla Paladiki. Estos dos hombres serán los encargados de mostrarle a nuestro agente teutón que el préstamo del banco fue invertido en lo acordado.

Aron Lehmann, un joven director del cine alemán, con una trayectoria de cuatro cortos y tres largometrajes, es el responsable de esta comedia. El guión fue co-escrito junto a Arnd Schimkat y Moses Wolff. La película gira en torno al viaje que se convierte en un infierno para Jörg, sin embargo, poco a poco ese lugar en el que todo parecen problemas y malas noticias se va transformando en una experiencia que cambia la forma de ver el mundo del banquero.

bienvenidos a greciaReír, a fin de cuentas, es lo que importa en tiempo de crisis para tratar de olvidarla y BIENVENIDOS A GRECIA es una comedia; mezcla de humor, amargura, simulaciones y malentendidos que dan vida a la sonrisa del espectador. Al avanzar, la historia se vuelve un canto a la amistad, a la reconciliación y al poder de la toma de decisiones.

Nuestro protagonista es un cliché que se muestra frío y casi sin corazón, pero al encontrarse en un paraíso totalmente distinto a él, el calor y el acercamiento con los habitantes de la isla le hacen cambiar de opinión un par de veces. Jörg se sabe engañado casi toda la película pero continúa en su misión de descubrir la verdad.

Al final de BIENVENIDOS A GRECIA, se nos muestra, al igual que a Geissner que: la vida se trata de las decisiones que tomamos, la felicidad se encuentra en nosotros, pero siempre hay algo más allá afuera. Siempre podremos pensar en encender la llama de una nueva vida, renunciando así a todo lo que conocemos o seguir en un mundo propio, sin cambios y con “estabilidad”. Solo debemos elegir.